Archivo de la categoría: lenguaje

La Razón “vate” un nuevo récord

Concretamente, el de la falta de ortografía más aberrante del mes.

La razon vate

La noticia completa, aquí.

[EDITADO]: Un par de horas después, ya han corregido el espanto en la página web.


La excepción no confirma la regla

Excepción: 2. f. Cosa que se aparta de la regla o condición general de las demás de su especie.

Así define la R.A.E. la palabra excepción. ¿Puede algo que se aparta de la regla confirmar la existencia de esa misma regla? (es una pregunta retórica, ya sé que todos responderíamos con un rotundo no). ¿Por qué, entonces, nos empeñamos en usar esa conocida expresión de “la excepción que confirma la regla”? Por ejemplo:

– Mengano siempre llega tarde, el muy mamón.
– No, ayer llegó a su hora.

– Claro, esa es la excepción que confirma la regla.

A poco que pensemos veremos que una sola excepción invalida cualquier afirmación de esas que empiezan por “siempre” o “nunca”. En justicia, no podremos decir que todos los cuervos son negros si un día nos encontramos uno blanco o naranja. A nadie se le ocurriría decir que el hecho de que haya cuervos blancos refuerza la idea contraria, es decir, que todos son negros.

Photobucket

El orador romano Marco Tulio Cicerón: quo usque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Pues eso.

El error se debe a un fallo en la traducción de la expresión original en el temible latín: exceptio probat regulam in casibus non exceptis, o sea, que la excepción confirma que hay una regla en los casos no exceptuados. Por lo visto el primero que dijo esto fue el leguleyo Cicerón defendiendo a algún desgraciado, y quería decir que, en algunos casos, podía suponerse que existía una regla general cuando uno se encontraba con una excepción. Ejemplo: si veo una señal que diga “prohibido aparcar los domingos”, puedo suponer que el resto de la semana no está prohibido, ya que en ese caso hubieran puesto un “prohibido aparcar” a secas. De esta forma, al ver la excepción (aparcar en domingo) podemos deducir la regla (el resto de la semana sí se puede aparcar). Resulta que el verbo probat puede referirse bien a poner a prueba o cuestionar, o bien a confirmar, validar, justificar o demostrar algo, lo cual añade confusión a la frase… Cicerón se refería a esta segunda acepción, en el sentido de que las excepciones permitían suponer y justificar la existencia de una regla general. Otro uso del verbo con este mismo sentido aparece en una poderosa frase de Ovidio: exitus acta probat, el fin justifica o da sentido a los medios empleados.

Yo admitiría otro uso, y es el que he mencionado un poco más arriba: las excepciones ponen a prueba o cuestionan las reglas generales. Pero no las demuestran o las refuerzan.


A %d blogueros les gusta esto: