11 días sin dormir

gardner-sleep-experiment

En 1963, Randy Gardner era un estudiante de enseñanza media, de 17 años de edad, con una idea ambiciosa para un proyecto de la San Diego Sciencie Fair. El 28 de diciembre se despertó a las 6 de la mañana para empezar. Cuando terminó 11 días más tarde (264 horas) había batido el récord del mundo de estar despierto continuamente bajo la atenta mirada de dos amigos y, durante los últimos 5 días, de de investigadores sobre el sueño fascinados por la experiencia. Randy no había utilizado drogas, ni tan siquiera cafeína. La experiencia no fue agradable. Randy rápidamente se sintió irritado, presentaba náuseas, tenía dificultades de la memoria e incluso después de dos días no podía ver la televisión. El cuarto día experimentó delirios leves y una fatiga abrumadora, y al séptimo día presentó temblores, su habla era farfullante y su EEG [elentroencefalograma] no mostraba ritmos alfa. Por fortuna, no llegó a experimentar una psicosis, pese a las predicciones de algunos “expertos”. Por el contrario, en su última noche despierto, derrotó a uno de sus observadores (mucho más descansado) en un videojuego de béisbol y en una conferencia de prensa nacional proporcionó una descripción muy coherente de sí mismo. Cuando por último se acostó, Randy durmió durante casi 15 horas de una tirada y después permaneció despierto 23 horas para esperar a que anocheciera y durmió otras 10 horas y media.Después del primer sueño, sus síntomas habían desaparecido en su mayor parte, y al cabo de una semana dormía y se comportaba normalmente.

Uno de los hechos más interesantes respecto a la terrible experiencia de Randy es que no provocó efectos deletéreos duraderos. No ocurre lo mismo en algunos animales que son privados de sueño. Si se mantiene despiertas a las ratas durante períodos prolongados, progresivamente pierden peso, al mismo tiempo que consumen mucha mayor cantidad de alimentos, se debilitan, acumulan úlceras gástricas y padecen hemorragias internas, e incluso mueren. Parece que experimentan un deterioro de su capacidad para regular la temperatura corporal y las necesidades metabólicas. La privación total de sueño no es necesaria. La pérdida prolongada de sueño REM es perjudicial. Estos resultados pueden implicar que el sueño proporciona algo esencial desde el punto de vista fisiológico.

Extraído del libro Neurociencia: Explorando el Cerebro. Un gran libro, por cierto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: