Fútbol y Fabra, Fabra y fútbol

Dos noticias me asaltaron hoy durante el telediario, ambas seguidas y en rápida sucesión: la primera tenía que ver con el proceso judicial a Carlos Fabra, presunto ladrón y mafioso que lleva OCHO años eludiendo un proceso judicial que ya ha consumido a OCHO jueces que hasta ahora no han hecho nada. El noveno juez, Jacobo Pin, ha denunciado presiones de la Audiencia de Castellón para que desestime el caso. Desde la Audiencia de Castellón, y en resumidas cuentas, se está haciendo todo lo posible para que Fabra se vaya de rositas, se olviden todas sus imputaciones y pueda seguir delinquiendo en graciosa manera.

La segunda noticia tiene que ver, lógicamente, con el España – Portugal de ayer. Miles de personas festejaban la victoria por las calles, vociferando y haciendo esas cosas que se nos permiten en estos casos (colgarse de las ventanillas de los coches, cortar carreteras y bañarse en fuentes: todos lo hemos hecho alguna vez). No hay nada intrínsecamente malo en salir a ver el partido de nuestra selección y festejar luego la victoria. A todo el mundo le gusta una noche de fiestorra aunque no caiga en fin de semana. No obstante, ambas noticias se presentaron con tan poco espacio entre ellas que no pude evitar unirlas mentalmente.

Imagináos a esas miles de personas que gritaban por las calles. 18 millones de personas vieron el partido, con prórroga, penaltis y todo. De todos esos millones, muchas estaban ya en la calle, agolpadas en terrazas y plazas, en el festival del Orgullo Gay, en auditorios, en todas partes. La calle era suya. Imagináos, como digo, toda esa pasión, todo ese esfuerzo, toda esa energía, enfocada única y exclusivamente a conseguir que Carlos Fabra sea investigado exaustiva e inmediatamente, sus presuntos delitos indagados hasta sus últimas consecuencias, y él mismo castigado de forma ejemplarizante en caso de ser culpable. O, mejor aún, que Fabra sea entregado a los ciudadanos para que apliquen sobre él su propia ley. Y, tras él, otro. Y otro. Enfocar el orgullo de ser español a exigir justicia, legalidad y transparencia, avasallar a la casta política hasta que las ilegalidades vergonzosas y manifiestas que cada día vemos a nuestro alrededor pasen a ser cosa del pasado. Enviar, con la fuerza de esos 18 millones de personas, el mensaje de que ya no se tolerarán más robos, de que España ya no se someterá de forma descerebrada, abyecta y cobarde a las exigencias de los mercados, de Alemania, de el primero que pase. Esa sí sería una visión gloriosa, histórica.

Algo así nunca ocurrirá.

Anuncios

One response to “Fútbol y Fabra, Fabra y fútbol

  • Anónimo

    En días como hoy (España-Italia) me da vergüenza vivir en este país de ciudadanos zombies-obejiles fútbol-maníacos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: