Sorpresa en el acuario de Cornwall: ¡terror submarino!

Algo empezó a comerse los bonitos corales tropicales del Blue Reef Aquarium de Cornwall. Los encargados no tenían idea de lo que estaba pasando, pero los coloridos animalillos de uno de los tanques amanecían masticados, agujereados y bastante maltrechos. Incluso uno de los peces del tanque, un valioso ejemplar tropical, apareció herido, como si algo lo hubiese atacado. Lógicamente, los encargados sospecharon que algo se les había colado en el tanque y se dispusieron a descubrir qué era.

Al poco tiempo lo descubrieron. No sé qué esperarían encontrar, pero sin duda al primero que lo vio le sorprendió ver una cabeza bastante horrenda, cubierta de tentáculos y pedúnculos, abrirse paso entre el coral. La sorpresa debió de convertirse en espanto cuando vio que tras la cabeza se arrastraban ciento veinte centímetros de un cuerpo tubiforme, viscoso y pulsante. Una especie de engendro acuático con forma de gusano gigante pululaba por el tanque a sus anchas.

El siguiente problema fue capturarlo. Uno puede pensar que es sencillo capturar un ser cuya agilidad es parecida a la de una lombriz, pero este gusano se guardaba algunas sorpresas. Todo su cuerpo estaba cubierto de filamentos parecidos a pequeñas espinas, capaces de clavarse dolorosamente en la carne y dejar insensible una mano, un brazo o una pierna durante bastante tiempo, e incluso de causar daños permanentes. La posibilidad de meterse en el agua y simplemente cogerlo quedaba, por tanto, descartada. Al final hubo que desmontar casi todo el tanque, quitando piezas de coral y adornos hasta que al gusano casi no le quedaron escondites. Luego trataron de pescarlo usando restos de peces como cebo y anzuelos de un calibre respetable, pero sin éxito: durante la noche, las trampas fueron destrozadas, los anzuelos rotos o devorados, y el cebo comido. A falta de una idea mejor, siguieron intentándolo, y el gusano acabó cayendo en la trampa.

Resultó ser una especie de gusano de la clase de los poliquetos (“muchas cerdas”, en referencia al aspecto de su piel). Hay más de 10.000 especies de poliquetos. Todos tienen forma de gusanos y, afortunadamente para nuestra cordura, la mayoría se ajustan bastante bien al tamaño que uno espera que tenga un gusano. Otros, sin embargo, se salen de la escala y entran en el terreno de las películas de terror. Es el caso del gusano infiltrado en Blue Reef, al que llamaron con cierto cariño Barry. El nombre de su especie es Eunice aphroditois, un ser bastante espantoso que puede medir tres metros de largo y puede comerse cualquier cosa –cualquiera, literalmente- con unas mandíbulas afiladas y letales que atacan con sorprendente rapidez.

Photobucket

Un primer plano de Barry… ¡huid, insensatos!

 PhotobucketBarry fuera del agua, tan contento

Photobucket
Photobucket

Así son las mandíbulas de uno de estos gusanos

Como es lógico, la gente del acuario no metió a una gusanácea máquina de matar como Barry entre sus peces y corales. ¿Cómo pudo llegar ahí? Se piensa que Barry pudo meterse en el acuario escondido entre los corales tropicales importados, en forma de larva, con unos pocos milímetros de longitud. Una vez en el tanque, fue creciendo hasta que su apetito propio de un dinosaurio hizo imposible que siguiera pasando desapercibido. En la actualidad, Barry tiene su propio tanque en el acuario y se ha convertido en una de las principales atracciones del acuario, y eso que no se trata precisamente de una belleza tropical.

PhotobucketMientras tanto, en Dune…


One response to “Sorpresa en el acuario de Cornwall: ¡terror submarino!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: