Dudas sobre la huelga general del 29 de marzo

Photobucket

Como sin duda sabréis, se ha convocado una huelga general el próximo jueves día 29. Creo que es primordial, antes de decir nada más, aclarar por qué se ha convocado esta huelga, y la respuesta es sencilla: para que el gobierno dé marcha atrás y rectifique, total o parcialmente, la última reforma laboral que ha aprobado. Dicha reforma, aprobada por decreto por el PP, agrede y mutila gravemente los derechos colectivos e individuales de los trabajadores españoles. Las conquistas sociales que se han conseguido después de muchos años de lucha, presión, protestas y avatares han sido recortadas en aras de una supuesta mejora de la economía española y una disminución del paro. Pero los derechos no son de quita y pon. No podemos dar marcha atrás a la rueda del avance y el bienestar social. Del mismo modo que los derechos de un trabajador (tener un salario, vacaciones, etc.) son irrenunciables y nadie puede rechazarlos por motivo alguno, la sociedad no debe permitir que sus libertades y derechos colectivos se mutilen de esta manera. Por eso debemos hacer huelga.

Se podría hablar largo y tendido sobre los efectos de la huelga en la macroeconomía, en el tejido empresarial español, en la bolsa… pero eso es algo que nos queda un poco grande. Vale más explicar algo que resulte realmente útil para el trabajador. Especialmente para aquel que duda sobre si secundar o no la huelga; aquel que, temeroso de perder su empleo, o ser sancionado, o multado, no piensa ir a la huelga.

En España, la huelga es un derecho reconocido por ley a todos los trabajadores, y uno de los más importantes logros a nivel laboral. Está en la Constitución, ese libro viejo que dice lo que alguien puede y no puede hacer en el país, la norma suprema en materia de derechos y obligaciones. Si miramos en la Sección I (de los derechos fundamentales y las libertades públicas), leeremos:

Artículo 28.

1. Todos tienen derecho a sindicarse libremente.

2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La Ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

En la misma sección se encuentran derechos tan vitales como la inviolabilidad de nuestra casa, el derecho de reunión o el derecho a la libertad. La huelga, por tanto, es uno de los derechos más básicos que imaginarse puedan.

Por desgracia, no hay una ley que regule cómo deben hacerse las huelgas. Han pasado más de treinta años y aún no tenemos una. La huelga en España se regula en base al Real Decreto-ley 17/1977 sobre Relaciones de Trabajo, que también regula otras cosas además de la huelga. Es viejo y está desfasado, aunque no es inútil. Muchos de sus puntos han sido declarados anticonstitucionales por sentencias judiciales, por lo que ya no se utilizan. Muchos  juristas opinan que con este Real Decreto y las sentencias que han sentado precedente y lo han modificado durante estos treinta años, la huelga está suficientemente regulada. Otros opinan que debería existir una ley de huelga específica. Yo lo ignoro.

Vayamos al grano.

¿Tengo que avisar en mi empresa de que voy a hacer huelga? No, nunca. Se entiende que va a haber una huelga desde el momento en que los convocantes la notifican. En este caso, UGT y CCOO ya han convocado la huelga para el día 29 a partir de las 00:00 h. Un trabajador puede ir o no ir a la huelga, como quiera. Incluso puede tomar la decisión en el último momento: puede haber comentado que irá a trabajar y cambiar luego de opinión, o al revés. Hay empresas que preguntan y apuntan a los trabajadores que piensan hacer huelga y a los que piensan trabajar, lo cual no está prohibido; si nos preguntan podemos decirlo o no decirlo, como queramos. Esas “listas” se elaboran a veces con el pretexto de organizar los turnos o las diferentes secciones de la empresa según quién vaya a faltar, y la única función que tienen es amedrentar e intimidar al trabajador. Si queréis decir a vuestros jefes si vais a ir a trabajar o no, podéis hacerlo, como también podéis no hacerlo, o decir una cosa y luego hacer lo contrario.

¿Tengo que recuperar las horas que perdí al secundar la huelga? No, en ningún caso.

¡Me quitan dinero por hacer huelga! ¿Qué pasa? Se entiende que mientras dure la huelga, el contrato queda “en suspenso” y el trabajador que no trabaje no tiene derecho a cobrar. Lo que el trabajador deja de percibir es:

–       El sueldo que habría ganado ese día. Basta con dividir nuestro sueldo bruto entre el número de días del mes en curso.

–       La parte proporcional de las pagas extra. Dividiremos el total bruto de pagas extra que cobremos al año entre 365, obteniendo así lo que dejaremos de percibir por no trabajar un día. Por cierto, este año tiene 366 días. Ojo, porque las pagas extras pueden tener devengo semestral o anual (o de otro tipo) y conviene enterarse antes de calcular nada. Una paga con devengo anual se va generando cada día del año; una con devengo semestral se va generando a lo largo de los seis meses anteriores a cobrarla.

–       La parte proporcional del descanso semanal. Esto es lo que más quebraderos de cabeza causa a trabajadores y empresarios, aunque es fácil de entender. Un trabajador tiene derecho a días de descanso –no trabaja todos los días-, que se van “generando” a medida que trabaja. La típica semana laboral consiste en cinco días de trabajo, de lunes a viernes, y dos días de descanso –sábado y domingo-. Cada día trabajado, por tanto, “genera” 0,4 días de descanso (2 días / 5), en los que no vamos a trabajar pero sí cobramos. Cada día que no trabajamos, por consiguiente, corresponde a 0,4 días festivos que no hemos generado y que se nos descontarán del sueldo.

Un ejemplo completo: un dependiente de Ferretería Paco cobra 800 € (brutos) al mes, trabaja de lunes a viernes, y va a hacer huelga. Tiene dos pagas extras –también de 800 €- que cobra prorrateadas y que tienen devengo anual. Perderá el siguiente dinero:

–       800 €/31 días= 25,81 € que le corresponderían por haber trabajado ese día;

–       800 x 2 = 1.600/366 días = 4,37 €, lo que genera de sus pagas extras cada día que trabaja.

–       Puesto que trabaja 5 días y descansa 2, se le descuenta también el equivalente a 0,4 días de salario. 0,4 x 25,81€ = 10,32 €.

Lo cual nos da un montante de 25,81 + 4,37 + 10,32 = 40,50 € (brutos). ¡Ojo con el prorrateo de las pagas extra!

¿Pueden sancionarme por hacer huelga? No. Lo más parecido a una sanción es dejar de percibir nuestro salario, como se ha explicado arriba.

¿Pueden quitarme un día de vacaciones por haber ido a la huelga? No. Tan solo pueden descontarse del sueldo las cosas que he mencionado anteriormente. Los días de vacaciones siguen siendo 30 al año (o los que tenga establecido nuestra empresa), y de ahí no bajan.

Mi empresa cierra ese día para evitarse problemas. Ah, pues entonces olvidaos de todo lo dicho sobre descontarnos el sueldo. Si la empresa opta por cerrar ese día, no puede descontar sueldo a sus empleados, puesto que ese día no ha sido un día laboral. Tampoco pueden descontároslo si habéis ido a trabajar y no habéis podido (por culpa de los consabidos piquetes, por falta de más personal, etc.), ya que se supone que teníais la voluntad de acudir a trabajar ese día aunque os lo hayan impedido.

La empresa me exige trabajar para cubrir un “servicio mínimo”. Pues, a no ser que se trate de un servicio público esencial, no puede hacerlo. Habrá empresas que no puedan operar debido a la falta de trabajadores; es parte del sentido de la huelga, tener un efecto en las empresas y en la nación en la que se produce.

¿Para qué voy a hacer huelga? Total, mi empresa ha contratado a otros para hacer lo mismo… Una empresa no puede contratar a trabajadores para cubrir las posibles faltas desde el día en que la huelga se ha convocado. Contratar a gente para que haga el trabajo de los que secundan la huelga va en contra de la libertad y la actividad de los sindicatos, lo cual es un delito. Casi 200.000 € de multa, como máximo.

¡Mi jefe amenaza con despedir a los que vayamos a la huelga! ¿Qué hacemos? En España el despido es libre, por lo que pueden echarnos sin que haya causas objetivas, pagándonos una indemnización. Si a vuestro jefe se le ha metido entre ceja y ceja que quiere despediros, puede hacerlo. Lo que no puede es alegar que os despide “por haber ido a la huelga”, ya que esto sería anticonstitucional y, por tanto, un despido nulo que le obligaría a readmitiros.

Y la respuesta a esta última pregunta me lleva directamente a uno de los argumentos a favor de secundar la huelga. Como he dicho, el despido en España es libre, aunque tiene un coste para la empresa. Pues bien, con la nueva reforma laboral del PP, este coste es mucho menor para las empresas, lo cual hace más barato, y por tanto más fácil, que os despidan. No sólo se reduce el coste del despido, sino que también se ofrecen a las empresas más oportunidades para hacerlo objetivamente (por ejemplo, cuando la empresa gana menos –no que pierda dinero, sino que gane menos- durante tres trimestres consecutivos). Hay otros muchos motivos por los que todo español debería hacer huelga el día 29, pero no es el tema de este artículo.

 


2 responses to “Dudas sobre la huelga general del 29 de marzo

  • LOLI

    Creo que esta huelga en realidad va a ser la huelga del miedo, ya que por lo que se comenta por ahí,propietarios de pequeños comercios cierran por miedo a lo que puedan hacerles; trabajadores que ni siquiera conocen la reforma laboral (objeto de esta huelga), se plantean no ir al trabajo por miedo a lo que puedan hacerle , madres que no van a enviar a sus hijos pequeños al colegio por miedo a que algún piquete la monte , y asi sucesivamente, nos encontramos con testimonios de personas que dejan de manifiesto que ésta (como tantas otras), no es una decisión totalmente libre, sino la decisión impuesta por el temor y el miedo.

  • Maxi

    Pues yo creo que será el miedo “a la empresa” el que afecte al seguimiento de esta huelga… el miedo a lo que digan, al despido, a la represalia.. Y también la creencia de que “no va a servir de nada”. Pero a eso responderé con otro artículo de forma inminente!

    No obstante, se supone que secundar la huelga o no hacerlo debe ser una decisión libre, y ni empresas ni convocantes deberían influir en ella con coacciones, amenazas y demás burradas que suelen hacer algunos piquetes. ¿Te acuerdas de las cerraduras de Cajastur selladas con silicona? Jajaja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: