Seguro anti-monstruos

Resulta que en verano de 2005 hubo una competición de triatlón en Escocia, en las cercanías del Lago Ness. Además de una carrera en bicicleta de 19 kilómetros y una carrera monte a través de 10, los cien atletas participantes debían hacer dos largos por la Bahía de Urquhart. Esta zona del lago, como no podía ser de otra forma, es famosa por la gran cantidad de supuestos avistamientos de Nessie que se han producido. Lo cual me lleva al meollo de esta cuestión: los organizadores del evento contrataron un seguro de un millón de libras esterlinas (1,180.000 €) por cada corredor para cubrir posibles ataques del monstruo a la Agencia Nacional de Seguros de Escocia. Así es. Alguien ha pagado a una empresa de seguros por si alguien era atacado por un monstruo prehistórico. Terrible.

 
 
Esto abre un nuevo horizonte a las compañías de seguros. Podrían empezar a vender Seguros Anti-Yeti a los viajeros que asciendan las cumbres del Himalaya. Coberturas contra el kraken para submarinistas deportivos. Y para los que, por cuestiones de trabajo, viajen al centro o sur de América, podrían ofrecer el nuevo Plan Contra Chupacabras. Gilipollas unos y gilipollas otros.
 

Yo imagino que los responsables del evento tendrían en mente la publicidad que les daría esta decisión. Sólo así se explica esta irracionalidad. ¿Puede ser que no se trate de publicidad, que alguien se haya tomado en serio el riesgo de ser devorado por una especie de plesiosaurio escocés? Puede, sin duda. En Escocia -y fuera de ella- hay gente que cree tan firmemente en la existencia de un monstruo en el Ness que sería tan difícil convencerlos de que se trata de una leyenda como sería convencer a cualquiera de nosotros de que las vacas o los gatos no existen. El club de fans de Nessie ya dijo que todo esto del seguro es una chorrada, ya que “en todos los siglos que lleva Nessie viviendo en el lago, nunca ha hecho daño a nadie*”. Menos mal.

 
 
*Y, sin embargo, la primera mención que se hace de un monstruo en el lago Ness data del siglo VII, cuando San Columba encontró a unos pictos que estaban enterrando a un compañero que había sido atacado por una “bestia acuática”. Curioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: