Rayos X en los móviles: otro timo

Desde hace unos cuantos años circulan por internet banners publicitarios o anuncios como el siguiente:

 

Photobucket

Photobucket

¡Móviles con rayos X! ¡La leche! Supongo que casi todo el mundo imaginará que los supuestos “rayos X” son una aplicación para nuestro móvil que imita los huesos de una mano (u otra parte del cuerpo) como si estuviésemos viéndolos en una radiografía. Al reproducir el vídeo mientras pasamos el móvil sobre nuestra propia mano se produce la ilusión de que estamos viendo nuestros huesos como si fuésemos Supermanes. Algo así:

Photobucket

Por supuesto, es tan imposible que un móvil produzca rayos X como que el motor de nuestro coche genere un haz de láser. Y es aún más imposible que podamos ver la imagen o radiografía resultante en la propia pantalla del móvil.

Las radiografías son una técnica muy útil, no invasiva y muy poco dañina para nuestro cuerpo. Llevan utilizándose más de cien años, y su funcionamiento básico ha cambiado muy poco en todo este tiempo. Básicamente, una radiografía se basa en la capacidad de los rayos X para atravesar nuestro cuerpo y dejar una impresión del mismo en una película fotográfica. Esto es un aparato de rayos X:

Photobucket

 

Photobucket

El tubo proyector de rayos X genera un haz de radiación que atraviesa nuestro cuerpo. Cada material, dependiendo de su densidad y masa atómica, es atravesado con mayor o menor facilidad por este haz de rayos X. La radiación que atraviesa nuestro cuerpo llega entonces a una película fotográfica especial, que está en medio de dos láminas que brillan cuando las alcanza la radiación ionizante. Y así, entre los rayos X y la débil luminosidad que emiten estas dos láminas luminiscentes, la película fotográfica queda impresionada y obtenemos una radiografía de cualquier objeto que haya en la trayectoria de los rayos. Algunos materiales, como el aire, apenas entorpecen el paso de los rayos, de forma que casi todos llegan a la placa fotográfica y producen zonas completamente negras. Los huesos, que son más densos, no son atravesados tan fácilmente por los rayos y se ven de color claro o blanco en la radiografía. Los objetos metálicos (anillos, pulseras, empastes, cuerpos extraños en el interior del organismo) no son atravesados por los rayos y se ven de un blanco nítido. La placa se extrae del soporte y se revela tras la radiografía. Por cierto, los rayos X atraviesan la ropa y la piel por igual y solamente pueden distinguir un número limitado de materiales, o sea que es imposible ver con ellos selectivamente a través de la ropa. Olvidaos de ver chicas en pelotas.

Es decir, que para obtener una imagen de rayos X como la que prometen esos anuncios haría falta un aparato que emita la radiación y un receptor en el que queden impresas las imágenes, y en mitad de ambos el cuerpo que queramos radiografiar. Por eso es imposible que la pantalla de nuestro móvil capte imágenes de rayos X, por mucho software que le instalemos.

Por otra parte, el tubo generador de rayos X es un aparato complejo y preciso. Debe estar perfectamente sellado y refrigerado, y hay que alimentarlo con un generador de alta tensión. Todo ello requiere muchísimo más espacio y energía de la que puede proporcionar cualquier aparato móvil o celular. Un aparato de radiografías portátil tiene este aspecto:

Photobucket

 

De ese cacharro a mi Nokia hay un trecho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: