Pareidolias, la percepción errada

Una pareidolia es un fenómeno bien conocido que nos hace percibir un estímulo confuso o ambiguo (normalmente una imagen o sonido) como algo que no es. Es lo que nos hace ver formas en las nubes, o el rostro de Cristo en una mancha de humedad. La propia etimología de la palabra la describe: viene del prefijo griego para-, alternativo, distinto o desviado, como en parapsicología y eidolon, imagen o representación de algo. Es decir, una percepción o visión errónea.

Estas peculiaridades de nuestra percepción no son sobrenaturales, ni se deben a errores o fallos en el sistema perceptivo de quien las sufre. Más bien se deben a la exagerada capacidad del ser humano para buscar patrones, interpretar y dar significado a lo que ve. La percepción visual del hombre está muy desarrollada, pero su capacidad para integrar los detalles percibidos en un todo con significado es aún mayor. Nuestra inmensa capacidad para interpretar el mundo que nos rodea sin duda ha sido una de las claves de nuestra supervivencia como especie.

Tal vez el más claro ejemplo de lo dicho sea el reconocimiento de caras. Estamos programados de forma innata para reconocer caras, o cosas que parecen caras. Las vemos a diario, cada día, desde que nacemos. Evolutivamente hablando, es importante distinguir una cara amiga de otra que no lo es, y desde luego es vital poder reconocer el rostro de un miembro de la tribu y no confundirlo con la cara de una leona o un oso… Es por ello que el rostro humano está entre las imágenes más reconocidas en las pareidolias visuales. Puede aparecerse en una mancha de óxido, en una nube, en un charco, en todo. Si vemos este simple conjunto de líneas:

Photobucket

Todos, sin excepción, diremos que representa una cara. De hecho, el proceso en tan rápido que nuestro cerebro reconoce los rostros antes siquiera de llegar a procesar o analizar la información que le proporcionan los ojos. Nuestra reacción ante un rostro en instintiva, tan rápida como el dolor ante una llama. No sólo eso, sino que podemos llegar a reconocer estados de ánimo y expresiones en estímulos muy vagos. Si a la imagen anterior le curvamos la línea de la “boca” hacia abajo, diremos que es una “cara triste”. Si le añadimos un par de “cejas” fruncidas amenazantes, nos parecerá alguien furioso. Así de desarrollada está nuestra capacidad de reconocer expresiones y gestos en caras, amigo de enemigo.

Photobucket

¿Una cara?

Photobucket
La famosa “cara de Marte” fue fotografiada por la Viking 1 en 1976. Muchos dijeron que era la prueba de que existían inteligancias extraterrestres, a pesar de la supuesta “cara” mediría más de tres kilómetros de largo…

Photobucket
La Mars Global Surveyor demostró en 2001 que no hay tal cara en la superficie de Marte, sino un juego de luces y sombras que nos hace ver un rostro humano.

Photobucket
En lugar de crear una cuenta en Facebook, a Jesucristo le gusta aparecerse en alimentos: tostadas, tortillas…

 

En una pareidolia es mucho más fácil interpretar el estímulo ambiguo como algo conocido que como un objeto que apenas conocemos. El más corriente reconocer un pez, un pájaro o un barco que, por ejemplo, una bujía o un electroimán. Cuando miramos una nube y vemos “un dinosaurio”, tal vez no sea una especie concreta de dinosaurio (muy probablemente no lo será), pero corresponderá aproximadamente con la imagen que todo el mundo puede tener sobre tales criaturas. Casi con seguridad será un animal grande de cuello y cola largos, como una especie de saurópodo. Los que sepan algo sobre dinosaurios tal vez vean un terópodo (como un tiranosaurio), o algún tipo de ceratopsio (triceratops). Será muy raro que alguien interprete una nube como un Therizinosaurio, un Oviraptor o un Edafosaurio y quien los vea en las nubes debería trabajar en un museo, ya que son animales lo bastante extraños como para no representar la imagen típica de un dinosaurio. Es más fácil ver lo conocido, lo familiar.

Hay infinidad de ejemplos de pareidolia, y no todos son de tipo visual. El psicólogo londinense Christopher French suele hacer un numerito muy revelador en sus conferencias sobre psicología del engaño y la sugestión. Utiliza la canción Stairway to heaven, de Led Zeppelin, ante auditorios de estudiantes y profesionales de la psicología y psiquiatría. Primero anuncia que la música rock suele contener invocaciones satánicas. Coge el disco y lo pone al revés. Se oye un galimatías sin aparente sentido, mientras todos tratan de descifrar algo. French pregunta entonces si alguien ha oído la palabra “Satán”, y suele ser muy poca gente, o nadie. Luego vuelve a pasar la canción pidiendo que se fijen en dicha palabra, y entonces son mucho más quienes dicen haberla escuchado. Finalmente, explica que hay un claro mensaje satánico entre el ruido, y lo proyecta, palabra por palabra, en la pantalla. Cuando pasa por tercera vez la canción, muchos se sorprenden a escuchar la invocación en el ruido que antes les resultaba incomprensible. Por supuesto, no había tal invocación; una canción al revés es un mero caos de sonidos. Los que decían haberla oído no mentían ni eran estúpidos, sino que habían sido engañados por su propio cerebro y sus expectativas al escuchar el confuso mensaje a la vez que leían lo que “debían” escuchar. En el ruido, un estímulo sin ningún significado, había conseguido oír justamente lo que creían que debían oír. En Magonia, no obstante, lo explican mucho mejor, y con audio.

Photobucket

¿Un perro?
Como es de suponer, el fenómeno de las pareidolias está detrás de muchas supuestas manifestaciones sobrenaturales como las psicofonías o las apariciones de fantasmas y seres extraños. En estos casos un sonido desestructurado puede ser percibido como una amenaza de ultratumba y una confusa sombra puede convertirse en el fantasma de San Apapucio Mártir. Nuestro cerebro es poderoso, pero puede engañarse con facilidad si no lo domamos con una pequeña dosis de lógica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: