Los cuatro lectores

Necesito un pequeño ejercicio de imaginación por parte del lector. Imaginemos la siguiente escena: cinco personas, hombres y mujeres, están sentadas en la mesa de un bar, charlando animadamente. Póngase el tema de conversación que se quiera: política, fútbol o física, no importa. Resulta que a cuatro de las cinco personas presentes les gusta leer. Les encanta. Nunca salen de casa sin un libro metido en alguna parte de sus ropas y bolsillos. Uno de ellos lleva bajo el brazo las obras completas de Poe; una chica esconde en su bolso a Cortázar; el pesimista del grupo lee a Bukowski, y otra sujeta un espanto romántico de Rosamunde Pilcher, por ejemplo. Hay gente para todo.

Ocurre también que al quinto miembro del grupo no le gusta nada la lectura. Tal vez haya hojeado alguna vez el Tele Indiscreta o leído los titulares de El Mundo, pero nunca ha leído de verdad. Pero, en fin, como hablan de temas sin relación alguna con la literatura, no parece haber ningún problema. Él se lo pierde.

Llegado un momento ocurre lo siguiente. Los cinco lectores anuncian animadamente que se van a leer un rato. Los cinco se levantan a la par y salen del bar. Uno se sienta en un portal, otro se apoya en el marco de la puerta, alguno ocupa una silla de la terraza, y todos cogen sus libros y leen durante un ratito. De vez en cuando alguno comenta con una risa alguna ocurrencia del borracho Chinaski, o dice lo muy empalagoso que le resulta ese relato de Poe, Ligeia. Les gusta la literatura.

¿Y el quinto amigo? Observémoslo. Lo han dejado solo en mitad del bar, mirando la tele como un gilipollas o buscando algún periódico con el que parecer menos estúpido mientras sus amigos se dedican a leer. Pasados diez o quince minutos, los cuatro compañeros vuelven a entrar en el bar, riendo; se sientan de nuevo y la conversación prosigue como si nada. Ni rastro de arrepentimiento por parte de los lectores. No parece que su amigo les importe demasiado, a pesar de compartir la velada con él.

¡Qué situación más ridícula! ¿Se imagina alguien que le hagan eso en una reunión de amigos? Qué falta de respeto, diríamos. Qué mala educación, qué poca consideración por el desgraciado que se queda en el bar. No creo que a nadie en el mundo le sentase bien.

Sustituyamos los libros por un cigarrillo y ya verá el lector lo rápidamente que es abandonado en cualquier bar. Basta salir con cuatro fumadores para comprobar lo considerados que son con los que no fumamos.

Desde el punto de vista de un fumador una persona que intenta explicarle que el tabaco es una gravísima enfermedad es un obstáculo que se interpone entre él y su siguiente cigarro. Ni siquiera son conscientes de lo estúpido y demencial que resulta su comportamiento hasta que alguien se atreve a decírselo. He inventado esta pequeña historia de los cuatro lectores para utilizarla como ejemplo ante fumadores, tratando de que vean, por un momento, lo absurda que resulta la conducta de fumar y las indeseables consecuencias que tiene a nivel social –amigos, pareja, familiares, conocidos-. La he contado varias veces ante grupos de fumadores y no fumadores y hasta ahora nadie me ha ofrecido un argumento en contra. Muchos se sorprenden. No son conscientes de lo que hacen. Uno de los grandes peligros del tabaco es que no necesita que el fumador desee o decida fumar, ya que tiene un fuerte componente inconsciente, impulsivo, rutinario. Estoy convencido de que el 90 % del tabaco consumido en el mundo ni siquiera apetece.

También diré que los mismos que me dan la razón y reconocen que tienen “un hábito muy feo” (a pesar de que es una enfermedad potencialmente mortal) encenderán un cigarro y se pondrán a hablar del tiempo en cuanto salgan a la calle. El ser humano es sorprendente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: