Auroras extraterrestres

Las Valquirias son vírgenes guerreras, que montan a caballo y portan yelmos y lanzas […] Cuando cabalgan errabundas, brilla su armadura con un destello titilante que ilumina los cielos septentrionales, formando lo que los hombres llaman “aurora boreal” o “luz del norte”.

 

 

Ese es, según el erudito Thomas Bulfinch, el origen de la aurora boreal de acuerdo a la mitología nórdica. Hoy en día sabemos, por supuesto, que las valkirias no tienen nada que ver con la formación de estos extraños ríos de luz que son las auroras boreales (de Boreas, el frío dios griego de los vientos del norte) y australes.

Photobucket

Una aurora boreal en Alaska.

Las auroras boreales aparecen concentradas alrededor de los círculos polares de la Tierra en los meses de invierno, cuando las temperaturas son lo bastante bajas. Las cintas luminosas de la aurora recorren aproximadamente los trazados invisibles de los campos magnéticos terrestres, mientras ondean imperceptiblemente.
¿Por qué ocurren estos fenómenos? Son debidos a la interacción de las partículas solares que llegan a la Tierra, atrapados por el campo magnético de esta, y la atmósfera del planeta. El viento solar transporta en todas direcciones partículas cargadas que recorren varios miles de kilómetros por segundo; tardan pocos días en llegar a nuestro planeta, y cuando lo hacen la mayor parte de ellas son repelidas por el intenso campo magnético. Pero una parte de ellas es “atrapada” y guiada a lo largo de las líneas del campo. Cuando la atmósfera terrestre alcanza cierta densidad, las partículas cargadas –electrones- del viento solar excitan los átomos y moléculas que se van encontrando por el camino. En un proceso extremadamente rápido, átomos de oxígeno e hidrógeno son excitados y vuelven a su estado basal, liberando el exceso de energía proporcionado por el viento solar en forma de luz, la luz que forma las auroras. Las auroras pueden ser de diversos colores, desde verde a rojo, pasando por amarillo o rosa. En momentos de actividades solares excepcionales, las auroras pueden ser vistas en lugares tan al sur como Nueva York.
Como el título de este artículo indica, quería mostrar las auroras que se han observado en otros planetas además de la Tierra. Puesto que algunos planetas poseen campos magnéticos mucho más intensos que el nuestro, parece lógico pensar que alrededor de sus polos se producirán auroras, y así es.

Photobucket

Una imagen ultravioleta de las auroras de Júpiter tomada por el telescopio Hubble.

Photobucket
Más imágenes de las auroras de Júpiter.

Photobucket

Photobucket
Dos imágenes de Saturno en falso color, tomadas por la sonda Cassini.

Photobucket
Auroras en Saturno, captadas por el Hubble (la imagen de Saturno, real, ha sido combinada por imágenes ultravioletas de sus auroras)

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: